Calidad de suministro

La calidad de suministro, dirigida a los grandes consumidores y empresas que necesitan una gran demanda en momentos puntuales, la podemos definir como la normalización del suministro eléctrico, mediante la exigencia de que se cumplan los parámetros que fijan los niveles mínimos legales, los armónicos, las interrupciones ilegales y microcortes del suministro.

Existe una normativa específica para la calidad del suministro, para baja, media y alta tensión, dependiendo de las diferentes tensiones a las que se recibe el suministro.

Habitualmente la deficiencia en la calidad del suministro vienen generados por cortes o microcortes en el suministro, éstos últimos, en ciertos sectores industriales, puede ocasionar la parada del proceso de producción y daños en la instalación, con la consecuente pérdida de tiempo, producción, mantenimiento, etc.

Así mismo se pueden recibir caídas y picos de tensión de la red de distribución.

Las acciones que realizamos para mantener una correcta calidad del servicio son:

  • Analizar los componentes instalados en su planta o empresa.
  • Analizar la calidad del suministro recibido desde la red de la Compañía.
  • Analizar las facturas del suministro.
  • Analizar los contratos de suministros con la empresa comercializadora y/o distribuidora.

Con estos datos y la normativa vigente, analizamos cual es el nivel de calidad contratada y cuál es la calidad recibida de la compañía eléctrica, comprobando si esta calidad cumple los parámetros mínimos legales, además de analizar la posible actuación de reclamación de los daños y perjuicios generados por la falta de calidad del suministro.